Estás en: 

¡YA TENEMOS LEY DEL JUEGO!

El pasado día 12 de mayo, el Congreso de los Diputados aprobó la esperada Ley de Regulación del Juego. Primer gran paso para regular el sector. No obstante, aún quedan muchas dudas por despejar y los operadores están ansiosos por conocer los requisitos finales que tendrán que cumplir para obtener una licencia y, en definitiva, si podrán obtenerla.

Para tener esta certeza los operadores deberán esperar a que se vayan publicando los sucesivos reglamentos y órdenes previstos en desarrollo de la Ley y a que se organice el primer concurso para las licencias generales. Estos reglamentos y órdenes deben concretar muchos aspectos de gran relevancia, como los requisitos para obtener una licencia, cada tipo de juego y sus reglas, las formas de publicidad permitidas, etc.

Por el momento, con el texto de la Ley y su lectura entrelineas, ya podemos conocer, y en algunos casos presumir, la dirección que ha adoptado el Gobierno en varias materias.

La Ley prevé las actividades de juego de loterías, apuestas, rifas, concursos y otros juegos. Como “otros juegos” la Ley ya prevé el póquer y la ruleta y se espera que otros juegos (como el Bingo) se vayan añadiendo bajo este concepto. Con la solicitud de las licencias singulares los operadores podrán solicitar la regulación de juegos concretos que no estén previstos en la Ley. Entendemos que esta será la forma de ir autorizando nuevos juegos, evolucionando los existentes y, en definitiva, permitiendo cierta flexibilidad a la Ley y dinamismo al mercado.

Es importante tener en cuenta que los concursos de “Call TV” en los que se participa con llamadas o mensajes SMS de tarificación adicional también quedan sujetos a la Ley y a la obtención de una licencia. Esto es un gran cambio para estas compañías. Hasta ahora las autorizaciones necesarias para estos concursos eran relativamente sencillas de obtener y en algunos casos incluso se podía interpretar que no eran necesarias. 

Mediante un procedimiento de concurso público, se otorgarán el primer tipo de licencias, llamadas licencias generales. Ésta licencia habilitará al operador para ofrecer aquellos juegos que estén dentro de la modalidad genérica de juegos solicitada (loterías o apuestas o rifas o concursos u otros). En segundo lugar, habrá que bajar a lo concreto y obtener una licencia singular que autorice al operador para cada juego en concreto, el cual deberá estar regulado por orden y estar dentro del marco de la licencia general que ya tiene el operador. En cuanto a las licencias, no se prevé un número limitado, no obstante, el gran interrogante es si los requisitos que se van a fijar (como el capital social mínimo o la fianza necesaria), van a ser asumibles. Lo más probable es que no obtenga una licencia quien quiera sino quien pueda.

En cuanto a la publicidad se prevé que ésta se pueda realizar mediante la inclusión de anuncios en medios publicitarios y de comunicación, mediante el patrocinio deportivo, la inserción en vallas publicitarias de los campos y otras formas que vendrán reguladas en el futuro reglamento.

En el caso de realizar publicidad de algún operador que no tenga autorización, la Comisión Nacional del Juego podrá requerir a la agencia de publicidad o medio de comunicación para que cese la publicidad en el plazo de 2 días, sin perjuicio del expediente sancionador que pueda iniciar contra dicho medio. Después de los años de ilegalidad o alegalidad del juego online, donde todo ha estado permitido, creemos que ahora la Comisión va a ser muy estricta en este aspecto y en cualquier otro necesario para asegurar que no exista una oferta de juego ilegal en España.

El operador debe tener una unidad central de juego que puede estar fuera de España; no obstante, será monitorizada desde España por la Comisión Nacional del Juego. El software utilizado, equipos, sistemas, terminales y otros instrumentos utilizados por los operadores deberán ser homologados y certificados por la Comisión. Este aspecto es fundamental dado que, tanto operadores nacionales como internacionales, deberán adaptar sus plataformas para cumplir con los requisitos técnicos exigidos.

En cuanto a la responsabilidad por el pago de los impuestos la Ley establece que serán responsables solidarios “quienes ofrezcan, por cualquier medio, actividades de juego a personas con residencia fiscal en España, así como quienes obtengan beneficios por el desarrollo del juego”. En primer lugar, en cuanto a “quienes ofrezcan, por cualquier medio, actividades de juego”, en esta descripción quedarían incluidos tanto los operadores nacionales como extranjeros con o sin licencia, es decir, cualquiera que ofrezca actividades de juego, de forma legal o ilegal estará sujeto al pago del impuesto. Obviamente, si se ofrece de forma ilegal, además corresponderá una sanción y la clausura de la actividad.

En segundo lugar, en cuanto a “quienes obtengan beneficios por el desarrollo del juego”, para evitar dicha responsabilidad solidaria éstos tendrán que haber “constatado que los operadores celebran u organizan dichas actividades de juego con los necesarios títulos habilitantes”. El ámbito de personas y compañías que puede considerarse que “obtengan beneficios” puede ser ilimitado (compañías de publicidad, medios de comunicación, desarrolladores de software, abogados, auditores, trabajadores, proveedores de suministros y servicios, la mujer de la limpieza). Creo que esta forma universal de convertir en responsable solidario del impuesto a cualquiera que intervenga en la cadena de valor para la oferta del juego se extralimita y espero que se delimite mejor en los futuros reglamentos. Por otra parte, estas personas pueden llegar a comprobar que un operador tenga un título habilitante de juego pero no se les puede exigir que sean los “necesarios títulos habilitantes”. Me explico: en este sector, al igual que en otros, habrá unos primeros años de incertidumbre y dudas sobre la forma de ofrecer ciertos juegos, sobre si una determinada modalidad o actividad o publicidad queda o no incluida en la licencia general o singular que se ha obtenido. Con el tiempo se irán fijando los límites pero al inicio, y con la evolución del mercado con nuevos juegos y actividades, muchas veces estos límites no serán nítidos. Podría ser que un operador con licencia estuviera ofreciendo un juego que la Comisión considerada que no está cubierto por su licencia y, por tanto, sin el título habilitante necesario. No se puede exigir a terceros proveedores que realicen este tipo de comprobaciones y menos a todos ellos, es decir, a cualquiera que “obtenga beneficios”.

En cualquier caso hay que celebrar la publicación de la Ley, con sus aciertos y errores; y en cuanto a estos últimos esperar que se vayan mitigando con los futuros reglamentos y con el texto específico regulador de cada licencia.

Volver

NUESTROS CLIENTES
nuestros clientes
tema destacado
© Copyright Legal Link 2009 Aviso Legal | Política de protección de datos | Accesibilidad | Contactar | Mapa Web   

Despacho de abogados en Barcelona y Madrid prestando servicios jurídicos en el ámbito del derecho de las telecomunicaciones y tecnología, así como en otras áreas del asesoramiento jurídico a empresas

info@legallink.es